Dobakaru

Esponja Facial Konjac pura sin Aditivos

$3.990
Dobakaru

Esponja Facial Konjac pura sin Aditivos

$3.990

+
-
Solo quedan 19 unidades de este producto


Las esponjas de Konjac son perfectas para la limpieza facial y son ampliamente utilizadas por las asiáticas para mantener su piel radiante.

Estas esponjas provienen de la raíz de un árbol llamado amorphophallus konjac, una planta originaria de Asia.

Este color blanco, sin aditivos, es adecuado para todo tipo de pieles, especialmente para las sensibles. La esponja facial de Konjac es un producto natural con fibras vegetales, minerales y vitaminas que son capaces de regenerar las células de tu piel y estimular la circulación sanguínea.

Después de su uso, puedes devolverla a la tierra para que se desintegre.

Tamaño: 7.5X7.5X4cm / Empaquetada en una bolsa de algodón reutilizable.

Las propiedades naturales, sin químicos en su fabricación, proporcionan numerosos beneficios para la piel, limpiando, exfoliando, hidratando y nutriendo la zona donde se utiliza.

- Antes de usarla por primera vez, desinféctala sumergiéndola durante un par de minutos en agua hervida.

- Aunque inicialmente puede sentirse seca, áspera y dura al tacto, solo necesita un poco de agua para volverse suave, sedosa y flexible.

- Después de desmaquillarte, pásala suavemente por tu rostro y cuello con movimientos circulares.

- Si lo deseas, puedes agregar un limpiador a la esponja para ayudar a eliminar impurezas de los poros.

- Se recomienda usarla dos veces al día, por la mañana y por la noche, sin agregar cremas exfoliantes.

- Siempre debes humedecerla antes de usarla nuevamente. Te recomendamos sumergirla en un recipiente con agua para evitar desperdiciar agua.

- Al terminar tu rutina de limpieza, lávala bien y deja que se seque al aire colgándola de su cuerda.

- Se sugiere desinfectar la esponja idealmente una vez por semana, sumergiéndola durante 2 minutos en agua hirviendo, para eliminar cualquier bacteria.

- Cuando notes deterioro en la esponja, como huecos o cambios de aspecto, es hora de reemplazarla, incluso si aún no ha pasado el tiempo recomendado.

- Es importante recordar que la esponja de Konjac tiene una vida útil de aproximadamente 3 meses, dependiendo de cómo se cuide. Después de ese tiempo, debes reemplazarla y desecharla junto con los residuos orgánicos.

¡Un imprescindible en tu rutina facial Zero Waste!