Piedra Pomez

$2.000

Piedra Pomez

$2.000

La piedra pómez es una roca que podemos encontrar en diferentes formas. Su origen es volcánico y se forma a través del proceso de enfriamiento del magma que sus componentes realizan.

La piedra pómez se lleva usando desde la época del Antiguo Egipto, Roma y Grecia como un elemento de belleza e higiene. Entre sus usos no solo está la exfoliación y eliminación de células muertas de forma habitual para mantener en buen estado la piel, sino que también sirve para limar asperezas y callos e incluso para depilar el vello corporal.

Si buscas en google, tiene diferentes usos, desde limpieza, exfoliación, sacar pelusas y vellos, etc... puedes buscar!

Acá te dejamos el uso para embellecer nuestros pies !

1. HIGIENE. Antes de su uso, hay que asegurarnos de que la piedra esta limpia, al igual que nuestros pies. Es aconsejable tener un rato los pies a remojo en agua tibia y jabón, o hacerlo durante la ducha, ya que la piel se reblandece y es más fácil quitar esas durezas. A su vez, cada uno debemos tener nuestra propia piedra pómez y no hay que compartirla.

2. USO. Realiza movimientos circulares alrededor de los talones o donde suelen aparecer las lesiones cutáneas para que sea más efectiva la eliminación de las durezas y callos.

3. ¡CUIDADO!. No utilices esta piedra en el resto del cuerpo, ya que la piel es mucho más fina y frágil y se podría irritar o dañar con facilidad. Como curiosidad cabe comentar que la piel de los pies es hasta 50 veces más gruesa que la de la mejilla de la cara.

4. ¿USO DIARIO?. En unos pies sanos, puedes aplicar la piedra pómez hasta tres veces por semana, pero de forma superficial y con cuidado para no hacerte heridas.

5. HIDRATACIÓN. Tras utilizar la piedra pómez es recomendable hidratar nuestros pies con crema, como la crema para pies disponible en nuestra tienda online. Aunque este hábito debería ser diario, ya que hidratando nuestros pies prevenimos la aparición de callosidades, durezas y lesiones en la piel de los pies. 

6. LIMPIEZA. Después de cada uso lávala en profundidad con con agua y jabón, para evitar que las bacterias se reproduzcan en la superficie y puedan llegar a crearnos una infección. De vez en cuando es bueno hervirla durante 5 minutos para que desaparezcan todos estos microorganismos.

Por último, déjala secar y guardarla en un lugar sin humedad para alejarnos de estas bacterias.


    +
    -
    Solo quedan 1 unidades de este producto

    También te puede interesar